Conecta con nosotros

Noticias

Una planta nuclear de Alemania cierra tras descubrirse malware

Publicado el

Una planta nuclear de Alemania cierra tras descubrirse malware 49

Una planta nuclear de Alemania cierra tras descubrirse malware

Ayer 26 de abril se cumplieron 30 años de la catástrofe de Chernóbil, una explosión en una central nuclear que hasta hoy en día está considerada como el accidente nuclear más grave de la historia. Aunque, por fortuna, no hemos vuelto a lamentar un desastre semejante, hace unas horas la central nuclear alemana de Gundremmingen ha sido cerrada después de que se haya descubierto malware en uno de sus ordenadores, que llevaba ahí desde el año 2008.

MS Recomienda

Estudio sobre ciberseguridad en la empresa española ¡Participa en nuestra encuesta y gana!
Estudio "La virtualización en las empresas españolas" ¡Descárgate el informe!
Gestiona los dispositivos de tu empresa de forma inteligente Leer

Por el momento hay muchas cosas que no se han hecho públicas, como el tipo de malware, si se trata de Stuxnet o de una variación. La empresa responsable de la planta nuclear, RWE, asegura que no es nada serio, que el cierre ha sido por precaución y que no hay riesgo ni para los trabajadores ni para la población de Gundremmingen. El sistema afectado formaba parte de la cadena de carga del Bloque B, encargada de llevar el combustible usado desde el núcleo del reactor hasta la piscina de almacenamiento. Sin embargo, el ordenador infectado no controlaba directamente el sistema de carga, sino que formaba parte de los sistemas usados por los empleados.

Hasta ahora ningún empleado había notado nada raro en el sistema, lo que indica que el malware estaba “dormido”, esperando la ocasión para activarse. También es posible que nunca se hubiese activado. El ordenador no estaba conectado a Internet, así que se sospecha que el malware entró en el sistema usando la memoria USB de algún empleado, que hubiese sido infectado en su ordenador de casa o en uno de los ordenadores conectados a Internet de la central.

Este problema llega en un mal momento para la planta de Gundremmingen, una de las más antiguas del país y cuyo cierre se planea para el 2021. El fin de semana pasado más de 700 personas protestaron en el lugar reclamando el cierre anticipado.

Lo más leído