Conecta con nosotros

Noticias

Almacenamiento en frío o en caliente, riesgos y beneficios para poseedores de criptomonedas

Publicado el

Hallan una vulnerabilidad que permite ataques DDoS en Bitcoin Core

Parece que un producto como las criptomonedas, nacidos gracias a la existencia y la extensión de Internet, es un producto netamente digital, que no puede existir al margen de la computación, pero a veces volver a los orígenes es lo más innovador que podemos hacer.

Podemos utilizar los servicios de una Exchange para que guarde nuestros criptoactivos en sus servidores, el llamado almacenamiento en caliente, pero no son ni mucho menos inmunes al ataque de los delincuentes, e incluso algunas sufren tales pérdidas que se pueden ver obligadas a cerrar, como le ha ocurrido a la italiana Altsbit.

MS Recomienda

Día de Internet Segura 2020: por una navegación sin problemas. Leer
Diario de Troya #5: Del Coronavirus a «Apalabrados» Leer
Guía Smart Security 2020. Descargar

Y junto al almacenamiento en caliente de nuestras criptomonedas, tenemos el almacenamiento en frío (offline) una opción que tiene sus pros y sus contras y recuerda más bien a la forma en la que hemos mantenido a salvo nuestros ahorros de forma tradicional.

Sin embargo, si no queremos comprar criptomonedas ni almacenarlas, también podemos optar por invertir en criptomonedas sin poseer criptomonedas, mediante el trading, una forma de inversión que ya funciona con todo tipo de activos financieros e índices bursátiles, desde el Forex, hasta las acciones de bolsa.

Trading online, invertir a través de brokers online sin poseer ni una sola criptomoneda

Cuando compramos criptomonedas esperamos sacarles un beneficio con el tiempo, es decir, compramos a un precio asequible porque creemos que con el tiempo su valor aumentará y al venderlas obtendremos un beneficio. Pero el problema que tiene esta forma de invertir es que el activo debe ser custodiado durante el tiempo que transcurre entre la compra y la venta, si perdemos, o nos roban, el activo en ese periodo de tiempo nuestra inversión se esfuma.

En el trading de ciptomonedas se especula con el valor de una criptomoneda con respecto a  alguna divisa, por ejemplo, se puede negociar el XRP de Ripple con el dólar.

Cuando realizamos trading online el trader puede intentar predecir y situarse a favor de la tendencia que seguirá la criptomoneda, ya sea al alza o a la baja, por ejemplo, cuando se conoció que Intermex, empresa de envío de remesas, utilizaría RippleNet para sus transferencias, XRP subió y un trader podría haberse situado en largo previendo la tendencia alcista.

En cambio, a no ser que el inversor fuera enorme y pudiese manipular el mercado mediante grandes movimientos, si compramos XRP, la única forma de obtener beneficio es si el precio aumenta con respecto al precio al que compramos la criptomoneda.

También es cierto que el trading tiene otros riesgos, si al comprar criptomoneda y almacenarla corremos el riesgo de que nos la roben, al realizar trading el riesgo de perder toda nuestra inversión es más alto, o incluso el de acabar endeudados dependiendo del bróker que utilicemos, ya que el apalancamiento con el que se opera en las plataformas de trading online conlleva riesgo de mayores pérdidas para nuestro capital en caso de que el mercado se mueva en nuestra contra.

Esto se debe a que el apalancamiento es deuda, que nos presta el bróker y nos permite aumentar el tamaño de nuestras operaciones; la ventaja de mayores beneficios potenciales si nos va bien torna en mayores pérdidas si la operación va en nuestra contra, pudiendo llegar el trader, como hemos dicho anteriormente, a incurrir en deudas si el bróker en cuestión no sigue una política contra balances negativos.

Almacenamiento en frío

En cambio, si no nos convence el resguardo de nuestros criptomonedas en servidores, pero tampoco nos atrae el trading, siempre podemos optar por almacenar nuestras criptomonedas en sistemas offline, como decíamos más arriba, como en USB o también en papel, ya que, si no nos fiamos ni del almacenamiento en un USB, siempre podemos elegir el laborioso, aunque imposible de hackear, método de plasmar directamente el código negro sobre blanco, solo necesitaremos una impresora no conectada a internet y seguir unos pasos muy sencillos. Eso sí, la custodia física corre de nuestra cuenta.

La carrera de fondo que supone invertir en criptomonedas

Es muy difícil que una inversión de sus frutos inmediatamente, y aunque algunos lograron hacerse millonarios de la noche a la mañana con bitcoin otros tantos acabaron arruinados, por lo tanto, la mejor filosofía para invertir es ser paciente y observador.

Si nos decantamos por la inversión tradicional es importante mantener nuestros sistemas operativos siempre actualizados y operar solo con exchanges de confianza, al igual que si nos decantamos por el trading solo negociaremos con aquellos brókeres que estén debidamente regulados y nos ofrezcan todas las garantías necesarias.

Lo más leído