Conecta con nosotros

Noticias

Recovery Room, la nueva estafa que ataca a las víctimas de fraude

Publicado el

Recovery Room, la nueva estafa que ataca a las víctimas de fraude 1

La Policía Nacional ha alertado a través de sus redes sociales de la detección de varios casos de estafa digital en cadena desarrollada por hackers. Son las conocidas como Recovery Room.

Si nos centramos en la guía para inversores desarrollada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre los diferentes tipos de fraudes que ponen en marcha los ciberdelincuentes (suplantación de identidad, fraudes de criptoactivos, cuentas de trading fraudulentas ligadas a cursos de formación, etc.), el concepto de Recovery Room aparece claramente definido.

MS Recomienda

Estudio sobre ciberseguridad en la empresa española ¡Participa en nuestra encuesta y gana!
Estudio "La virtualización en las empresas españolas" ¡Descárgate el informe!
Gestiona los dispositivos de tu empresa de forma inteligente Leer

Es una práctica maliciosa consistente en contactar con las víctimas de un fraude procedente de un chiringuito financiero para ayudarles a recuperar las pérdidas económicas que sufrieron o recompensarle las acciones adquiridas a través de empresas no autorizadas.

Hay que recordar que los chiringuitos financieros son entidades y personas no autorizadas que participan en los mercados de valores y prestan servicios de inversión recogidos por la Ley del Mercado de Valores (recepción, transmisión y ejecución de órdenes de clientes, asesoramiento en inversión, etc.). Una vez que estamos dentro, será el primer paso antes de que se produzca el Recovery Room.

El Recovery Room es una forma de aprovecharse de la desesperación y del caos de la persona que ya ha sido estafada. De este modo, los ciberdelincuentes aparecen como supuestos salvadores que les ayudarán a recuperar su dinero a cambio de que inviertan más dinero o le vendan determinados datos a modo de comisión.

Desde la Policía Nacional y desde la propia guía de la CNMV se recomienda que, si recibimos un mensaje que se ofrece a ayudarnos a recuperar nuestras pérdidas, estaremos ante un caso de Recovery Room. Nunca habrá que acometer pagos por adelantado y ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes. Y es que lejos de recuperar nuestro patrimonio veremos cómo se incrementa la deuda.

En la gran mayoría de los casos, las entidades que se dedican al Recovery Room suelen ser las mismas que han acometido la estafa inicial, subcontratadas por éstas o bien a la que le han vendido nuestros datos para solicitar una recompensa por ellos.

De hecho, entre 2006 y 2018, cuando aún no estaban tan generalizados los ciberataques, se contabilizaron en Europa 4.500 sociedades no autorizadas que prestaban este tipo de servicios.

¿Cómo actúan las organizaciones de Recovery Room?

El método de actuación siempre es el mismo. Contactan con personas afectadas por chiringuitos financieros y les prometen recuperar su capital con gran éxito y rentabilidad. De hecho, al solicitarles a los usuarios el dinero por adelantado se les dice que es para recomprar acciones o valores que fueron adquiridos por compañías no habilitadas.

Según la CNMV estas empresas son muy meticulosas y conservan la privacidad en todo momento. Primero realizan llamadas telefónicas, contactan mediante las redes sociales o envían correos electrónicos inesperados a los afectados en los que se les advierte de la urgencia de la inversión para obtener suculentas bonificaciones de entrada.

Suelen actuar siguiendo esquemas piramidales, es decir, solicitando a sus clientes que a su vez capten a otros inversores para reducir así los costes.

Sus técnicas rozan la extorsión, pues presionan constantemente a la víctima para que tome la decisión inmediatamente.

La CNMV recomienda a los consumidores que reciban estas ofertas salvadoras que nunca se fíen, ya que la organización jamás contacta con los damnificados por vía telefónica.

Lo prioritario será contrastar previamente que tras ellos se encuentran empresas con referencias fiables, ya que si estas empresas no ofrecen servicios de inversión u otras actividades contempladas en la normativa del mercado de valores, no serían sociedades sometidas a la supervisión de la CNVM.

Desde la CNMV se plantean una serie de premisas para evitar el fraude procedente de empresas Recovery Room y chiringuitos financieros.

  • Verificar que la empresa que contacta con nosotros está autorizada por al CNMV.
  • Realizar preguntas sobre las características del servicio o sobre la inversión que proponen, recibiendo la respuesta siempre por escrito.
  • Desconfiar de altas rentabilidades sin riesgo y conocer cuáles son las comisiones que tendrá el servicio ofertado.
  • Hay que recordar que los intermediarios financieros autorizados siempre van a comprobar el perfil posible del inversor mediante cuestionarios.

No existe mejor recomendación que ponerse en contacto con la CNVM y la Policía Nacional en caso de recibir algún tipo de mensaje sospechoso de Recovery Room.

 

Lo más leído